¿Cómo puede Dios ser bueno si no hace nada cuando Eliseo mandó a 2 osos a comerse a 42 niños por solo decirle calvo?

Estamos ante la escena más sensible de todas; la cual, según el pensamiento cultural moderno anti-Dios, demuestra que este ser superior no puede ser bueno, pues si lo fuera esto no debería de tan siquiera haberse escrito. No hay que tan siquiera escuchar las razones, piensan algunos, solo hay que preguntar: ¿por qué aún piensas que él es bueno luego de leer esto?

La cuestión de la escena de Eliseo en Betel con los niños que le vociferan calvo es usualmente traída al pódium para mostrar lo despiadado del Dios judeocristiano y de lo sanguinario que son sus seguidores, y cómo este nos les reprueba en su actos. Esto demuestra lo dañino que es la religión judeocristiana a la sociedad, hasta pudieran decir algunos. Es razón de ni permitirles espacios, tal vez sugerirían algunos. Pero, aun con todos los posibles pensamientos negativos y reflexivos que puedan surgir de los críticos, heridos e incomodos a nivel popular con esta escena, lo real es que la experiencia nos dice que para analizar cualquier cosa, la opinión popular no es suficiente, hay que ir a la fuente y ver los hechos, no sea que estén distorsionando la realidad, aun haya sido inconscientemente.

Nuestro texto que nos habla de esta historia se encuentra en 2 Reyes 2:23-25. Leyendo desde una Reina Valera del 1960 encontramos que:

Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡Calvo, sube! Y mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos. De allí fue al monte Carmelo, y de allí volvió a Samaria.

Aquí vemos como estos muchachos (la creencia popular se refiera a ellos como niños) solo cometen el pecado “tan terrible” de llamar calvo a un viejo profeta que ya era calvo. ¿Cuál es el pecado tan severo aquí que un Dios de amor no toleró a unos “niños” que siendo característico entre ellos, se burlaban en su inocencia? Veamos.

Analizando los hechos a la luz del texto

Eliseo es el profeta sucesor de su maestro (si el termino maestro es permitido aquí, pues el texto habla de una relación entre señor y siervo, aunque tampoco la comparación va muy lejos) Elías, quien fue llevado por Dios en un carro de fuego con caballos de fuego al cielo en un torbellino (2 Reyes 2:11). Ya Eliseo había sido elegido por Dios como sucesor de Elías en el ministerio profético al estilo de Israel en esas épocas. Este tipo de profetas de este periodo eran conocido por muchas características, pero la más representativa de ellas era que estos fungían como voz de Dios en la tierra. Él hablaba por ellos, ellos eran su palabra aquí, y en este caso, en Israel. Esta verdad es atestiguada en todo el texto bíblico. Solo por mencionar un caso que atestigüe esto, Hebreos 1:1-2 nos dice:

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.

Estamos ante un texto que confirma que Dios hablaba a través de los profetas. Su palabra estaba en boca de ellos, y era por esto que él los escogía. Como estos eran sus representantes en la tierra, solo él podría elegir a aquellos que llevarían este privilegio.

Aunque Elías viene a ser símbolo de todos los profetas, Dios confirma a todos que Eliseo fue elegido como sucesor de este hombre tan admirado por los hijos de los profetas y temido por el Israel que le daba la espalda a Dios. Antes de llegar a esta escena, el texto registra que él había hecho dos milagros por medio de Eliseo ante los ojos de todos, para confirmarlo como sucesor digno de Elías: abrir en dos las aguas del rio Jordán y sanar las aguas en unos manantiales para todo un pueblo. Incluso, uno de ellos fue el mismo acto que Elías había realizado: dividir las aguas en dos. Las dos historias son como siguen:

Primero Elías en 2 Reyes 2:7-8

Y vinieron cincuenta varones de los hijos de los profetas, y se pararon delante a lo lejos; y ellos dos se pararon junto al Jordán. Tomando entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos por lo seco.

Luego, Eliseo en 2 reyes 2:13-15

Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo. Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a recibirle, y se postraron delante de él.

Es más, en esta última escena vemos que reconocen a Eliseo como legitimo sucesor de Elías, y aunque esto no era tan necesario, pues Dios ya lo había elegido, sí demuestra que ante los ojos de todo Israel él era la voz de Dios en la tierra.

Teniendo en cuenta todo esto, pasamos al punto en cuestión y que es de nuestro interés.

Ni niños ni calvo, solo insultos y rechazos a Dios

Es justamente en el verso 23 donde comienza todo. Vemos como Eliseo sale de Jericó y sube a Betel (se encontraba en las mismas tierras de la tribu de Benjamín) y le salen al encuentro en su camino unos muchachos de la ciudad de Betel que se burlaban de él. El primer problema con la idea popular y lo que el texto nos dice es que muchachos y niños no es lo mismo. Y sin ánimos de extenderme demasiado en una discusión lingüista en español, recurramos al término hebreo del cual se tradujo esta palabra: náar. El significado de ella no es el de un niño como se piensa a nivel popular (y solo es usado como tal en Éxodo 2:6 para hablar de Moisés como un bebe, y en ese caso el contexto nos lo especifica), sino que habla de jóvenes u hombre jóvenes en un rango de edad que tiene como mínimo 12 años y máximo 30, o un número próximo. Así, cuando se habla de muchachos, no hay que pensar en niños, sino en hombres en este rango de edad. Esta misma palabra y su uso se puede ver en 1 Samuel 20:35; 1 Reyes 3:7; 11:17).

Acerca de esto, leemos que (Kaiser, 1996):

Niños pequeños es una traducción desafortunada. La expresión hebrea se traduce mejor como muchachos jóvenes u hombres jóvenes. A partir de numerosos ejemplos en los que se especifican las edades en el Antiguo Testamento, sabemos que se trataba de niños de doce a treinta años. Una de estas palabras describió a Isaac en su sacrificio en Génesis 22:12, cuando fácilmente tenía poco más de veinte años. Describió a José en Génesis 37:2 cuando tenía diecisiete años. De hecho, la misma palabra describió a hombres del ejército en 1 Reyes 20: 14-15…

La fraseología aquí suele ser usada para apoyar la idea de niños, pero no es correcto. Aunque con frecuencia suele hacer mención del tamaño, también se refiere a la calidad en importancia, como comparar la luna con el sol (luz “menor”, Génesis 1:6) y referirse a casos legales insignificantes (Éxodo 18:26) y pesos “menores” (Deuteronomio 25:13). También se usa para referirse a joven cuando se refiere a personas que obviamente son lo suficientemente mayores como para ser maduras (como las que rodean la casa de Lot y exigen violar a los visitantes, Génesis 19:11). Entonces, esta palabra por sí solo no nos dice nada sobre las edades de los muchachos o que haya que suponer per sé que eran niños.

Podemos seguir viendo otros usos de la palabra en:

  • Génesis 9:24 donde describe a Cam como el hijo más joven de Noé. Dado que Cam era obviamente bastante maduro en este momento (lo suficientemente mayor como para burlarse del estado desnudo ebrio de Noé, y también estaba casado), está bastante claro que la palabra (como se indica) puede usarse comparativamente y no significa simplemente una persona pequeña (a menos que Cam fuera un enano). Se usa de la misma manera con Jacob en Génesis 27:15, donde claramente este no es un niño, y de Raquel en Génesis 29, donde ella está en edad de casarse. Del mismo modo, Otoniel en Jueces 1: 13; 3: 9, Milca en 1 Samuel 14:49 y David en 1 Samuel 16:11, y así sucesivamente.
  • Existe un versículo donde se entiende que significa un niño muy pequeño, y es 1 Samuel 20:35, pero esto tiene su debida explicación. Podría ser comparativo (por ejemplo, el muchacho era más joven que Jonatán).

Al final el punto es que la palabra por sí sola no es suficiente para determinar que se trataban de niños, y de niños de 4 años como se suele caricaturizar la escena.

Con bastante probabilidad, esta fraseología que se usa aquí es para referirse a ellos como vagabundos sin estatus social. La frase se usa en otros lugares, pero ninguno es inequívoco en el sentido de un niño pequeño. 2 Reyes 5: 1 se acerca más, ya que dice que la carne leprosa de Naamán fue curada para convertirse en la de un niño pequeño, pero esto supone que Naamán no era particularmente viejo; si él fuera un hombre mayor, entonces su carne podría haberse convertido en la de un joven de 20 años. Otros usos, como 1 Reyes 3: 7, en el que Salomón se refiere humildemente a sí mismo, podrían significar niño pequeño, pero contextualmente también podrían tener sentido al referirse a la insignificancia social, a una baja calificación de honor. La frase se usa con Hadad en 1 Reyes 11:17, pero solo dos versículos después, a Hadad se le da una princesa egipcia como esposa, ¡así que no podría ser demasiado joven o pequeño!

Ahora, atendiendo al contexto socio-cultural, la más probable es que estos muchachos fueran algo más que muchachos inocentes que salían a entretenerse, pues en verdad se trataba de ladrones, vándalos. La clave aquí es el concepto de supervivencia corporativa: en esta época, cada miembro de la familia tenía que hacer una contribución para ayudar a la familia a sobrevivir, ya que en estos días no había servicios sociales, ni controles de asistencia social, ni supermercados. Dado este elemento, preguntemos: ¿por qué un número tan grande de muchachos (si los osos mataron a 42, nos dice que algunos escaparon y que el número era más grande), están así agrupados y no estaban en casa contribuyendo a la supervivencia corporativa de sus propias familias?

El hecho de que estuvieran agrupados en un número tan grande sugiere que, en realidad, eran una banda de ladrones que sobreviven por su cuenta, probablemente al robarles a otros sus vidas y propiedades; ciertamente no eran dueños de sus propias granjas ni salían a cazar. Es una señal de desconocimiento sugerir que se unieron solo por esta ocasión y que, por lo demás, eran inocentes y amantes del hogar. Quienes ofrecen este consejo simplemente no pueden borrar las implicaciones obvias de estar juntos, y su comportamiento, en el contexto del entorno social de la Biblia. Tampoco se hace suficiente hincapié en el hecho de que había al menos 42 allí, pues ¿cuántas personas había en la multitud para empezar? ¿50? ¿100? ¿400? Si estos viajaban en grupos de 42 o más, burlándose de adultos respetables e incluso de un conocido hombre de Dios, nos podemos comenzar a imaginar qué violencia podrían haber infligido a personas indefensas. Y eso incluye a Eliseo: cualquiera que no piense que toda esta burla fue un preludio al daño físico no está mirando de manera realista la historia y el contexto socio-cultural de la época.

De otro erudito leemos (Archer, 1982):

Un estudio cuidadoso de este incidente en su contexto muestra que fue mucho más grave que un delito personal leve. Era una situación de grave peligro público, tan grave como las grandes bandas juveniles que deambulan por las secciones del ghetos de nuestras modernas ciudades estadounidense. Si estos jóvenes matones iban en grupos de cincuenta o más, burlándose de adultos respetables y listos para burlarse incluso de un conocido hombre de Dios, no se sabe qué violencia podrían haber infligido a la ciudadanía del centro religioso del reino de Israel (como Betel), si se les hubiera permitido continuar su curso desenfrenado.

Estos muchachos que salían de Betel llaman a Eliseo Calvo. Pero no solo esto, la expresión completa es: “¡Calvo, sube! ¡Calvo, sube!”. ¿Cuál es el problema con esto por parte de estos vándalos? Los siguientes:

  1. Eliseo no era viejo para ser calvo. Leemos que (Kaiser, 1996):

¿Pero Eliseo era un anciano con poca paciencia y sentido del humor? Esta acusación también está distorsionada, ya que Eliseo apenas tenía veinticinco años cuando ocurrió este incidente. Vivió casi sesenta años después de esto…

Eliseo se menciona por primera vez en 1 Reyes 19 en la época de Jehú, quien más tarde sería un rey de Israel (841-14), pero antes de que Jehú fuera ungido rey. Esto es en el momento de Acab (874-853) en una historia justo antes del final de su reinado. Como no estaba casado y todavía trabajaba para su padre, habría tenido entre 13 y 16 años cuando conoció a Elías. Esta sería la edad normal cuando un joven también era aprendiz.

Este evento con los osos ocurrió justo después de la muerte de Ocozías, rey de Israel (853-52). Entonces, en ese momento, no pudo haber tenido más de 20 años. Murió en 2 Reyes 13, en el tiempo de Joás, rey de Israel (798-782). Entonces, si hacemos los cálculos, hay al menos sesenta años en la vida de Eliseo después de este evento.

La acusación de los muchachos identificaba a Eliseo como un leproso, un marginado despreciable de la sociedad. De cualquier manera, el insulto es más que burlarse de una calva. Para ellos, estabas calvo porque 1) estabas de luto; 2) eras un esclavo que había trabajado en condiciones difíciles; 3) estabas enfermo y por lo tanto ritualmente impuro (un leproso), o 4) carecías de virilidad y poder. Cualquiera de estos convierte las burlas de Eliseo en algo realmente negativo, y no hay opción para burlas inocentes.

También debe tenerse en cuenta que, como profeta en lugar de Elías, Eliseo era un agente oficial del pacto entre Dios y el pueblo de Israel. Él representaba lo que para muchas personas sería orden y seguridad en un mundo altamente caótico. Insultarlo estaba casi al nivel de insultar a Dios, porque Eliseo representaba a Dios ante la gente.

  1. Imagínenos que era calvo. El insulto sería aún peor.

La calvicie natural era rara en este tiempo y cultura. Las causas artificiales comunes que exacerban la calvicie (usar sombreros ajustados que cortan la circulación en el cuero cabelludo, medicamentos modernos) aún no existían, aunque sí aparecían entre la clase esclava / laboral que trabajaba en condiciones difíciles (lo que respalda el punto que fue vergonzoso). Algunos pueden sugerir que debido a que tiene un componente genético en algunas personas, es imposible que fuera poco común, pero eso descuida el punto obvio de que la esperanza de vida más baja del día significaba que pocas personas alcanzaron la edad de la calvicie prematura, y aquellos que lo hicieron eran típicamente ricos y por lo tanto tenían altas calificaciones de honor. Si la calvicie puramente natural fuera tan común y se aceptara como una parte natural del envejecimiento, entonces es imposible que se haya considerado vergonzoso.

Además, la línea de tiempo muestra que Eliseo era muy joven, mucho más joven que la edad de la calvicie prematura, salvo en condiciones excepcionalmente raras. Por lo tanto, la única razón por la que sería calvo sería porque estaba de luto por Elías, que acababa de ser llevado por Dios. Si ese fuera el caso, entonces la burla era extremadamente ofensiva, como burlarse de alguien que lloraba en un funeral. (Es un consejo de desesperación sugerir que debido a que el texto no dice específicamente que Eliseo se afeitó la cabeza, esto significa que no lo hizo: los lectores de un texto de alto contexto sabrían que afeitarse la cabeza era la respuesta normal de un doliente).

Y por último, se nos dice que (J.H. Walton, 2004):

Si Elías era un hombre de pelo abundante, la calvicie de Eliseo contrastaba marcadamente, lo que quizá sugirió a algunos que éste nunca podría tener los mismos poderes que su maestro. Si esta mofa era un repudio a su oficio y llamado, fue impugnada notablemente por el inmediato cumplimiento de su maldición…

En pocas palabras, el insulto en términos modernos sería así: no tiene las pelotas para ser sucesor de Elías, o tan siquiera profeta.

El erudito del Antiguo Testamento John Whitcomb sugiere que la expresión era de (Whitcomb, 1971):

“…desprecio extremo. Pronunciaban una maldición divina sobre él, por lo que la calvicie era a menudo la señal externa (Isaías 3: 17a, 24)”.

  1. La segunda parte de la burla: sube…

La segunda parte del insulto lo hace aún más claro. Sube puede aludir a nada más que la ascensión de Elías al cielo. Difícilmente puede significar algo así como seguir por el camino, ya que eso era lo que Eliseo ya estaba haciendo. No está claro por qué se eligió esto como un punto de burla, pero hay tres posibilidades: 1) Se le dice a Eliseo que ascienda de la manera en que Elías lo hizo, lo que significa perderse (y por lo tanto es un rechazo de su servicio como ministro del pacto de Dios, y de nuevo, un fuerte rechazo de Dios) o de lo contrario este es un desafío de honor que exige que Eliseo demuestre su poder. Es bastante probable que sea esto último, porque la invocación de los osos equivalía a tal exhibición bajo los términos del pacto de Dios.

También podría significar que piensan que su duelo es una farsa y que en realidad asesinó a Elías. Pero no creo que esto sea probable.

De que esta burla no era tan inocente y de que era algo grave y ofensivo no solo para él sino a Dios, es más que evidente. Sin dejar de mencionar que este enfrentamiento tuvo lugar en el centro de culto anti Dios.

Con relación a este caso, Glenn Miller dice lo siguiente:

Mientras Eliseo viajaba de Jericó a Betel, varias docenas de jóvenes (hombres jóvenes, no niños) lo confrontaron. Quizás eran jóvenes falsos profetas de Baal. Sus burlas, registradas en la jerga de su época, implicaban que si Eliseo era un gran profeta del Señor, como Elías era, él debería ir al cielo como Elías habría hecho. El epíteto calvo puede aludir a los leprosos que tuvieron que afeitarse la cabeza y fueron considerados parias detestables. O simplemente pudo haber sido una forma de desprecio, porque la calvicie no era deseable (véase Isaías 3:17,24). Como era costumbre que los hombres se cubrieran la cabeza, los jóvenes probablemente no sabían si Eliseo era calvo o no… Miraron al profeta de Dios con desprecio… Eliseo entonces lanzó una maldición sobre los villanos. Esta maldición no surgió del orgullo de Eliseo, sino de su falta de respeto al Señor, como se refleja en el trato que le dieron a su portavoz (1: 9-14). Nuevamente, Dios usó animales salvajes para ejecutar su juicio (véase, por ejemplo, 1 Reyes 13:24). Que 42 hombres fueron mutilados por los dos osos sugiere que se había organizado una manifestación masiva contra Dios y Eliseo.

Eliseo pronunció una maldición similar a la maldición del pacto de Levítico 26: 21-22. Se advirtió sobre el juicio que vendría sobre toda la nación si persistiera en la desobediencia y la apostasía (ver 2Cr 36:16). Así, Eliseo los primeros actos eran indicativos de su ministerio que seguiría: las bendiciones del pacto de Dios vendrían a quienes lo miraran (vv. 19-22), pero las maldiciones del pacto de Dios caerían sobre aquellos que se apartaron de él.

En pocas palabras, que el efecto de la sentencia del juicio que vino sobre los muchachos es la consecuencia que Dios dijo que vendría sobre la desobediencia de su pacto. Este elemento peculiar nos deja ver que insultar a este profeta de Dios era ir contra Dios, por eso es un insulto a él, y por eso es que Dios es quien ejecuta el juicio, no Eliseo.

Es necesario notar que nada de lo que Eliseo dijo implica que iban a venir esos osos, fue Dios quién no solo defendió a su profeta, sino que lo vuelve a validar castigando a aquellos que creían que este no tenía los pantalones para llenar el puesto de Elías, o que no había sido elegido por Dios.

Existe un desacuerdo al respecto de que si los osos mataron a 42 de estos muchachos. Particularmente yo no le veo problemas a decir que sí, pues Dios no estaría cometiendo ningún acto de maldad, pues él no posee un deber moral que le prohíba tomar la vida de los demás. Lo que sí posee es el atributo de la justicia, y aquí se ve que no actúo de forma arbitraria sino justamente, al defender a un justo de estos vándalos. Esto sí es ir según su naturaleza. Si hubiera ido en contra, entonces sí tendríamos un problema real, como el que suponen aquellos que creen que Dios al matar deja de ser bueno, no sabiendo que en ausencia de un deber moral para sí que se lo impida, esto no es malo para él.

Los que sugieren que estos osos no mataron a los 42 muchachos se basan en ciertos elementos, que de ser verdad (y es lo que nos interesa) habría que aceptarlos. Pero aún si no lo son, no tenemos problemas con aceptar la opción por defecto ya mencionada. Ellos se basan en los términos hebreos usados aquí, más el hecho de que solo eran 2 y que de la única manera en que 2 osos atraparían a esos 42 muchachos es si ellos le hacen frente con armas y piedras (lo que vuelve a validar que eran pandilleros, y no niños inocentes).

Conclusión

Terminamos este post haciendo saber que esta escena no describe a unos niños inocentes que en su inocencia se burlaron de la calvicie de alguien. No. Hablamos de pandilleros mal intencionados, con influencias paganas del culto a Baal, contrarias al Dios del profeta, que tenían la intención de atacarlo, no sin antes mostrar su desprecio por él y Dios, al sugerir que este era un calvo despreciable que no llenaba los pantalones de Elías, no fue elegido por Dios y si tiene tanto poder por qué no asciende como Elías, para que se termine de ir lejos con su Dios al cual despreciaban. Y, es a estos pobres angelitos a los que Dios castiga con 2 osos, para defender a su siervo y validar que él sí lo escogió. Lo gracioso de todo esto, y aunque no se puede apreciar en este escenario, es que Dios hizo el doble de milagros a través de Eliseo que con los que hizo con Elías.

Dios sí hizo algo en este escenario, y no fue impedir el ataque de los osos, como tal vez sugeriría nuestra sensibilidad. Lo que hizo, y era lo necesario, fue defender a su siervo.

Bibliografía

Archer, G. L. (1982). Encyclopedia of Bible Difficulties. Zondervan.

J.H. Walton, V. M. (2004). Comentario del Contexto Cultural de la Biblia AT . Alabama: Editorial Mundo Hispano.

Kaiser, D. B. (1996). Hard Sayings of the Bible,. IVP.

Whitcomb, J. C. (1971). Solomon to the Exile. Grand Rapids, MI: Baker.

Un comentario en “¿Cómo puede Dios ser bueno si no hace nada cuando Eliseo mandó a 2 osos a comerse a 42 niños por solo decirle calvo?

  1. Neil dijo:

    Romanos 3:23-24
    23″ todos han pecado y están lejos de la presencia gloriosa de Dios.”
    Todos los seres humanos, por más que lo negamos hemos hecho cosas malas; ya sea una mentira, un pensamiento o un abuso gravoso. Nos merecemos la muerte, pero Dios y su misericordia da la solución en el siguiente pasaje:
    Lucas 13:
    24 Pero Dios, en su bondad y gratuitamente, los hace justos, mediante la liberación que realizó Cristo Jesús.
    Y Jesús tambien dijo:
    13 Por aquel mismo tiempo fueron unos a ver a Jesús, y le contaron que Pilato había mezclado la sangre de unos hombres de Galilea con la sangre de los animales que ellos habían ofrecido en sacrificio.
    2 Jesús les dijo: «¿Piensan ustedes que esto les pasó a esos hombres de Galilea por ser ellos más pecadores que los otros de su país? 3 Les digo que no; y si ustedes mismos no se vuelven a Dios, también morirán. 4 ¿O creen que aquellos dieciocho que murieron cuando la torre de Siloé les cayó encima eran más culpables que los otros que vivían en Jerusalén? 5 Les digo que no; y si ustedes mismos no se vuelven a Dios, también morirán.»
    Jesús es la salvación, por gracia, porqué el misericordioso. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .